ORQUESTA SINFÓNICA DE GUAYAQUIL,
sus orígenes, sus proyecciones

Durante las últimas décadas, la Orquesta Sinfónica de Guayaquil se ha constituido en una institución relevante en el panorama de la cultura ecuatoriana. Su accionar se ha desarrollado dentro y fuera del país, con sus repertorios de música clásica universal, contemporánea, nacional y latinoamericana. Es una de las cuatro orquestas sinfónicas con que cuenta el Ecuador, la única de la región litoral.

 

Se creó mediante Decreto Legislativo del 4 de noviembre de 1949, publicado en el Registro Oficial N. 403 del 2 de Enero de 1950, y adscrita originalmente a la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas. En 1970, inició su periodo de vida independiente, con una junta directiva a cargo de lo administrativo y financiero. Para entonces, con 23 integrantes, su primera presentación se hizo en el Teatro 9 de Octubre, bajo la dirección musical del maestro Angelo Negri Fraccia.

 

La primera presidencia de la Junta Directiva la ejerció Olga Ruiz de Estrada, y como director artístico, el maestro José Barniol. También han presidido la entidad, destacados personajes de la cultura local, como Lila Álvarez García, Elina Manzano de Félix, Esther Avilés Nugué, Evelina Cucalón de Fougeres, Carlos Zavala Vincenzini, Gastón Gagliardo Loor, Luis Silva Guillén.

 

Entre sus directores musicales, constan los nombres de profesionales de distintas nacionalidades, como el español José Barniol, el rumano Vasile Ionescu, el argentino Claudio Tarris, el colombiano Miguel Ángel Caballero, el ruso Andrei Vasileuski, los ecuatorianos Patricio Aizaga y Álvaro Manzano y, en el extenso periodo del 2002-2016, el armenio nacionalizado ecuatoriano, David Harutyunyan.

 

Fue bajo ese último periodo que la Orquesta internacionalizó sus actuaciones, al cumplir giras por renombrados escenarios de Estados Unidos, España, Italia, Cuba, Argentina, Chile, Uruguay, Perú. También presentó conciertos didácticos y de gala, en diversas ciudades ecuatorianas, como Quito, Salinas, Manta, Guaranda, Portoviejo, Bahía de Caráquez, Ambato, Riobamba; a más de su sede, Guayaquil.

 

Destacados directores y solistas extranjeros invitados, han resaltado el trabajo de la orquesta, como Frank Fernández, Sergio Buslje, Andrei Vasileusky, Pablo Sabat, Enrique Pérez Mesa, Stanley De Rushat. Mushegh Melkumyan, Giusseppe Albanese, Andrea Bachetti, Fabian Hinsche, Olga Khudobliak, Karol Radziwonowicz, Santy April, Esteher Van Stralen, Ryuhei Kobayashi, entre tantos otros.

 

Con este despliegue, la orquesta ha cumplido y se mantiene en ampliar su objetivo primordial, que es desarrollar la cultura musical en todos los públicos de la población ecuatoriana, sin descuidar los sectores populares con menor acceso a las manifestaciones artísticas. La planta orquestal cuenta en la actualidad con 84 instrumentistas, la mayoría son  músicos nacionales de distintas regiones, con un pequeño porcentaje de músicos extranjeros –algunos ya nacionalizados-. Sus integrantes, conforman además, varios ensambles musicales.

 

En diciembre de 2016, la Orquesta concluyó un importante ciclo, bajo la dirección artística del Maestro David Harutyunyan, periodo que por fructífero y de altos relieves, fue reconocido y agradecido.

 

En enero de 2017, el Ministerio de Cultura y Patrimonio, realizó una convocatoria internacional para llenar la vacante de Director Artístico, convocatoria a la que asistieron 95 aspirantes de varios países, de los cuales quedaron seleccionados 10, provenientes de Argentina, Francia, España, Italia, Estados Unidos y Rusia. Luego de la audición, resultó elegido el maestro ítalo-argentino Dante Santiago Anzolini, quien acredita una extensa y prestigiosa experiencia, ejercida en distintas naciones.

 

Anzolini asumió su cargo en abril del 2017, y desde entonces ha desarrollado un programa intenso de renovación de repertorios, de iniciar nuevos emprendimientos artísticos, inéditos en la historia de la orquesta. Entre los principales: inaugurar el Primer Festival de Música Interreligiosa, que se está cumpliendo en Guayaquil desde noviembre del 2017 y que continuará en el transcurso del año 2018, que integra a las principales religiones que se profesan en este país: católica, evangélica, mormona, adventista. Realizar por vez primera una convocatoria a los compositores ecuatorianos académicos, para seleccionar piezas que pudieran ser ejecutadas por la orquesta, lo cual ha permitido estrenar obra inédita de compositores actuales vivos. Invitar a un renombrado compositor de música contemporánea, como es Philip Glass, para estrenar una de sus sinfonías, a nivel sudamericano. Hacer estrenos absolutos de la obra del mayor compositor académico ecuatoriano, Luis Humberto Salgado; todo en una línea ascendente de excelencia artística.

 

Al momento, el maestro Anzolini está preparando la primera ópera que dirigirá en Guayaquil, La Boheme, de Giacomo Puccini, a ser estrenada en abril del 2018. También está previsto estrenar otra ópera, en noviembre del presente año, La Traviata, de Giuseppe Verdi, en coproducción con el teatro Sánchez Aguilar.

 

Mientras, la OSG mantiene su temporada regular de conciertos, que se dan todos los viernes (excepto el mes de marzo, que es el de vacaciones), en distintos teatros y escenarios de la ciudad. La nueva temporada inicia en abril de 2018 y concluye en febrero de 2019. Directores y solistas nacionales e internacionales, están invitados a ser parte de estrenos y ejecuciones de obras de autores ecuatorianos y clásicos universales, en un despliegue que involucra coros y voces líricas del país.

 

Ante el revolucionario giro que ha dado la orquesta, los medios de comunicación han apoyado la exitosa gestión, con notas informativas, entrevistas y reportajes de amplia cobertura. Por su parte, la OSG mantiene el compromiso con su público y con el patrimonio musical ecuatoriano.